Libros gratuitos para quedarse en casa

cropped-white-roseSi después de terminar lo imprescindible, lo rutinario, lo importante o lo urgente cae en la cuenta de que la cuarentena ha dejado bien claro que los días siempre han tenido suficientes horas para hacer las cosas realmente necesarias, y si además se entera de que todos estos años había caído en el engañoso espejismo del ajetreo de nuestros días, entonces quizás se le antoje usar parte de ese tiempo (que siempre estuvo ahí) para leer. Claro, siempre y cuando no haya junto a usted alguien con quien conversar. Descargue versiones en PDF de seis libros publicados en formato físico por Ediciones del Jazmín, de Julio Santizo Coronado (1965), quien disfruta en casa de un silencio que se creía perdido desde hace mucho tiempo en la ciudad de Guatemala.

Poesía incompleta (verso libre)

Poesía incompleta (revisión 2019) Ediciones del Jazmín

Poesía innombrable (verso libre)

Poesía innombrable (revisión 2019) Ediciones del Jazmín

Las horas de mi madre (colección de reflexiones en orden cronológico)

Las horas de mi madre (revisión 2019) Ediciones del Jazmín

Palabras del agua y de la mar (verso libre y prosa, reflexiones, poesía testimonial del día a día)

Palabras del agua y de la mar (revisión 2019) Ediciones del Jazmín

Cartas a un hijo ausente (colección de 56 breves cartas que un padre dirige al hijo que se ha ido y lo ha olvidado)

Cartas a un hijo ausente (revisión agosto de 2019) Ediciones del Jazmín

Todos los relatos para la pira (versión corregida y ampliada de Relatos para la pira, relatos satíricos y cuadros de costumbres del ser humano y de la sociedad guatemalteca de fines del siglo XX y comienzos del XXI vistos a través de la atenta mirada del noruego Karl Søndersøn)

Todos los relatos para la pira WP Ediciones del Jazmín 2019

 

 

Confesiones de un escribiente (3: Días de taxis y televisión)

cropped-white-roseEn la ciudad de Guatemala hay más taxis que moscas. En la ciudad de Guatemala hay más taxis que hombres y mujeres felices. En la ciudad de Guatemala hay más taxis que libros y que niños que puedan comprarlos. En la ciudad de Guatemala hay más taxis que agua limpia en las cañerías. Los taxis de la ciudad de Guatemala son historias grises, negras y azules ocultas debajo de la engañosa neutralidad del blanco. Solo algunos cuantos osan ser del amarillo de la melancolía o del descarado verde que se niega a aceptar que aquí hay más concreto que árboles y más nubes negras que blancas flotando en las calles.

Pude haber comprado un automóvil hace algunos años. No cedí a la tentación por varias razones, pero principalmente porque he visto cómo aquellos que nunca caminan ni viajan en autobús en esta ciudad se pierden las pequeñas maravillas que se pueden encontrar todavía en este lugar enfermo de arteriosclerosis urbana. Y aunque ya casi no lo hago con la avidez de la juventud, prefiero leer en los autobuses, además de seguir disfrutando de llevar los ojos y los oídos bien puestos la mayor parte del tiempo. ¿Y qué hay de los taxis? Se prestan para iniciar conversaciones y acabar con las prisas y la hipertensión.

Evito las «camionetas de la muerte», los autobuses de rojo de pasta de tomate echada a perder que casi todos los días se tiñen de sangre en esta ciudad plagada de la incertidumbre de los que todavía están vivos, de los que son invisibles para los privilegiados que pasan de su trabajo bien remunerado a su cómoda casa o a su apartamento soñado a través de un tubo de cristal al que llaman automóvil. Disfruto recargar la tarjeta de los autobuses de la corrupción que, paradoja de las paradojas, son los menos inseguros (no dije más seguros, porque no existe tal cosa).

Esta era una confesión y no una historia de amor, pero ¿acaso no lo son todas? Entre 1978 y 1983, quienes tenemos más de cincuenta soñábamos con subir a un Yellow Cab neoyorquino y comer un hotdog en una esquina de Brooklyn. Tuvimos que conformarnos entonces con viajar en ruletero y olvidarnos de encontrarnos un día con alguno de los taxistas de Danny DeVito en un auto reparado por Andy Kaufman. Pero esa sí es una historia de amor…

En la ciudad de Guatemala hay historias de amor y de locura, de esperanza y de reconciliación, de amargura y de felicidad, de muerte y de vida envueltas en un manto de hojalata y fibra de vidrio hechas en un rincón de Asia. En la ciudad de Guatemala, la esperanza se niega a morir en las bocas y en las manos de unos cuantos que se resisten a dejarse tragar por la arteriosclerosis de un lugar que sigue ignorando que cada día que transcurre nos acerca más a la tormenta.

Julio Santizo Coronado, 26 de enero de 2020

Ruletero. En Guatemala, nombre que recibían los automóviles y camionetillas que en los años 1960 empezaron a circular en la ciudad de Guatemala como medio de transporte alternativo. En sus inicios, cada miembro de las cooperativas que fueron creadas para el efecto usaban sus propios automóviles (generalmente de fabricación estadounidense). Estos, con el tiempo fueron sustituidos por furgonetas Dodge y Chevrolet y, más tarde, se emplearon microbuses Toyota y buses Coaster hechos en Japón. Se ganaron el nombre de ruleteros (de ruleta, ruleta rusa) por la costumbre de pasarse los semáforos en rojo para llegar a destino antes que los autobuses regulares, lo que los hacía los preferidos de quienes necesitaban llegar pronto a su destino y la crispación de nervios de algunos. Hoy, solo el nombre ha quedado en la historia del transporte de este país. Los ruleteros pasaron a confundirse con los autobuses pintados de rojo de pésima fama y calidad y a transformarse en trampas mortales donde se tiende una celada cada vez que los atacan a tiros los extorsionistas que asesinan choferes del transporte urbano.

«Todos los relatos para la pira» (2019)

cropped-white-roseEn 2012, Ediciones del Jazmín publicó Relatos para la pira, cuya modesta tirada de 500 ejemplares salió de las puertas de un negocio dedicado a la impresión de cajas para medicamentos situado en el barrio El Gallito de la ciudad de Guatemala. El librito cuasiartesanal, editado de manera precaria, con tipografía de pequeño tamaño e interlineado sencillo para ahorrar costos,  tuvo su origen en 2003 en la sala de redacción de Siglo 21. Para ser más precisos, en la mesa de partos del suplemento para jóvenes Monitor, que se publicaba semanalmente en aquel diario guatemalteco.

En diciembre de 2003, le solicitaron al autor un artículo que satirizara las fiestas navideñas. Este se incluiría en la edición especial anti-Navidad. Luego de una dosis fílmica de Woody Allen, el autor escribió unas líneas que relacionaban al escritor, director, actor y músico con la fiesta de origen religioso paradójicamente carente de religiosidad y absolutamente libre de espiritualidad, aunque el sistema comercial todavía se encargue de hacer creer lo contrario al mercado potencial.

Luego de pensar en las implicaciones de la celebración popular, probablemente la que esté más rodeada de mitos y engaños, y al relacionarla con uno de los cuentos más conocidos y emulados que se hayan escrito sobre la abigarrada mescolanza de costumbres y creencias del jolgorio más confuso del planeta, nació un breve relato que fue rechazado.

Le encargaron al autor una versión más moderada, que también fue rechazada por los antinavideños editores que, no obstante, solían ridiculizar prácticamente todo aquello de lo que hablaban en público o en privado. Incluso el único hijo del autor montó en cólera cuando leyó ambos relatos. El autor de Relatos para la pira celebró por ultima vez la Navidad en 1977, hasta donde recuerda o quiere recordar. (La versión que se incluye aquí ha pasado por la censura).

RELATOS PARA LA PIRAEn 2012, cuando desempolvó estas historias, el autor de Relatos para la pira empezó a escribir, con la distracción como único objetivo, algunos textos unidos por el hilo conductor de un alter ego: Karl Søndersøn. Estos se incluyeron en el librito de 54 páginas junto con un extenso prólogo de Ariel Batres Villagrán, quien un poco de tiempo antes había conocido al autor gracias al blog El ideario de Facundo (eliminado de la web).

Algunos ejemplares se enviaron al extranjero y la versión original de los relatos también se publicó por separado en El ideario de Facundo. Algunos lectores a quienes les gustaron los comentaron en la bitácora. Ediciones del Jazmín trató de publicar en formato físico la versión extendida y censurada del librito, aunque sin éxito. Por esa razón, lo entregamos gratis en formato PDF para quienes deseen entretenerse con las historias de Søndersøn, el malogrado noruego que emigró a Guatemala en 1965.

A continuación, tres comentarios que lectores españoles escribieron hace varios años en El ideario de Facundo, y que habían estado descansando en un archivo de Word que el autor ya creía perdido.

Fogata y luna (2) CUBIERTAEn general, observo que todas las historias [de Julio Santizo Coronado] son una crítica al quehacer humano […], con un toque de humor muy sutil, a veces, y, otras, más evidente, que me impresiona y admiro. Religión, globalización, antiguas costumbres, violencia, armas, abogados, literatura, todas las áreas tienen su parte de crítica constructiva y un llamamiento a la autocrítica y al examen de conciencia. Me ha gustado Lo que sucedió el día que Karl Søndersøn leyó «Anoche hubo de lo mismo», […] muy bellamente escrito, pura literatura. Me ha encantado la descripción […] de esos seres vagando en una noche cualquiera en cualquier ciudad del mundo llamado «civilizado». […] servirá para dejar constancia de lo que sucedía en el planeta durante finales del siglo XX y comienzos del XXI. (Mar García Rojo, maestra; Madrid, España)

Lo queremos [a Karl Søndersøn] por lo mucho que dice en sus silencios cómplices. Lo queremos por su mordaz ironía que nos regala perlas […]. Lo queremos porque, aunque sepamos que sus nórdicos restos reposan en el Cimetière du Père Lachaise junto a Balzac, Proust y otros parientes, aún parece que quiera compartir con nosotros sus impresiones y sus palabras. (Luis Fernando García Barrero, químico; Zamora, España)

Terminé de leer, por segunda vez, Relatos para la pira. Me gustaron no mucho, sino muchísimo, por su fuerza y su impecable prosa. Me reí con el cuento Woody Allen y la Navidad y con el sorprendente final de El exhibicionista. Las peripecias de Karl Søndersøn me resultaron conmovedoras. (Mercedes Molinero, pintora; Madrid, España)

Pulse el siguiente enlace y lea en línea o descargue Todos los relatos para la pira:

Todos los relatos para la pira WP Ediciones del Jazmín 2019

Ediciones del Jazmín, Guatemala, diciembre de 2019

CAVOK (Memorias del viento 2)

cropped-white-roseUn muchacho pedaleaba en medio de la madrugada abriéndose camino a través del aire tibio del amanecer de la primavera.

El 3 de abril de 1984 comenzó con una ducha tibia. La mochila roja en la cual destacaba el monograma de Cessna agrícola aguardaba encima de la cama recién hecha. El aún adolescente empezó a meter en ella varios objetos: un plotter, una carta de navegación TP-CK-25A, un calculador de vuelo Jeppesen, una bitácora de vuelo, una copia del manual de procedimientos del Cessna 172, lápiz, bolígrafo, la licencia de piloto estudiante, un reproductor de casetes Sony y la cinta de la banda sonora de la película Juan Salvador Gaviota.*

No había amanecido aún cuando el muchacho bajó de la bicicleta color de plata y la aparcó en un hangar, cerca de varias aeronaves que, como palomas, seguían durmiendo en la penumbra de su palomar a la espera de la luz del día.

Fue en busca del towbar, lo aseguró al tren de aterrizaje delantero de uno de los palomos dormidos y sacó al ave del nido. Era un Cessna 172 Skyhawk, un halcón que, silencioso, descansaba junto a todas aquellas aves de aluminio. Llenó un balde con agua y la arrojó al parabrisas de la aeronave, que así empezó a salir del letargo de la noche que finalizaba.

La Aurora de madrugada
Aeropuerto internacional La Aurora de madrugada (4:45 a. m.), vista hacia el norte. Fotografía: Cámaras del Aeroclub de Guatemala.

Faltaba muy poco para el amanecer y para que autorizaran las operaciones VFR (visual flight rules). Estaba solo. Únicamente Chepito, el guardián de la Escuela Aérea, estaba despierto a esa hora en el hangar de Importavia. No había mecánicos ni instructores. La oficina estaba cerrada, pero al volver a La Aurora, Carmencita estaría ahí, como siempre: con una sonrisa, su «¡Buenos días, Santizo!» y el cuidado casi maternal que les prodigaba a los pilotos estudiantes. El METAR (Meteorological Aerodrome Report) reportaba CAVOK y viento en calma. La luz del alba iluminó el horizonte y el TG-BIM despertó.

TG-BIM 240817 JSC WP
Foto reciente del Bravo India Mike. Este Cessna 172 perteneció a la Escuela Aérea de Guatemala. Cuando salió de servicio, cambió de propietario. Ahora tiene un nuevo motor, más potente que aquel que lo impulsaba en 1984 cuando el autor de estas memorias volaba en él.

El piloto estudiante hizo la revisión externa de la aeronave y se aseguró de que la cantidad de aceite y combustible fuera la adecuada para cubrir la ruta planeada desde la noche anterior, y que su instructor le había indicado volar: Guatemala-Escuintla-Monterrico y viceversa. Aterrizaría en Monterrico, una playa en la costa del Pacífico de Guatemala, y entonces retornaría a La Aurora.

20190822_080409
Carta de navegación en la cual se ve, trazada a lápiz, la ruta MGGT-Escuintla-Monterrico.

El instructor** había enviado a su estudiante a aquel lugar, aunque el joven piloto no conocía la pista, ni siquiera había ido alguna vez en su vida a esa playa por tierra. No era una pista asfaltada como la de Retalhuleu, en la que había aterrizado al volar en otra ruta de instrucción, pero seguramente ―pensó― no sería muy diferente de El Caobanal, Tanzania o Iztapa. Se llevaría una sorpresa.

Era el momento de partir. Frenos set, aire caliente al carburador off, acelerador abierto un cuarto de pulgada, mezcla rica, cebar motor, interruptor maestro on, faro de cola encendido… «¡libre!». El Bravo India Mike se espabiló con el conocido temblor de las aeronaves, similar a cuando las aves esponjan las plumas para luego sacudirse. Mientras la temperatura del motor aumentaba y la presión del aceite se nivelaba, encendió la radio y sintonizó la frecuencia de control terrestre, luego el VOR, el ADF, activó el transpondedor en stand-by.

Cuando una aeronave se mueve en tierra, lo hace como un ave que da cortos pasos o brincos torpes. Quienes han observado una fila de aeronaves carreteando sobre una pista de rodaje en secuencia de despegue, quizás hayan pensado en un grupo de patos que caminan con torpeza, bamboleándose con el vaivén de un bebé que aprende a andar. Pero cuando un ave y un avión están en el aire todo es muy distinto.

El piloto estudiante solicitó permiso para cruzar la pista y dirigirse a la rampa internacional sur del aeropuerto, donde llenaría el plan de vuelo, pues carecía de los recursos que les permitían a otros estudiantes ser miembros de clubes de pilotos desde los cuales podían transmitir la información. No obstante, a él le parecía mucho más instructivo y hasta divertido hacerlo de esta manera: entrar en el edificio de la Dirección General de Aeronáutica Civil, pedir el formulario, rellenarlo, detenerse a leer los NOTAM, esperar un momento antes de volver a arrancar el motor del avión y observar…

Dassault Falcon
Dassault Falcon 50, similar al mencionado en estas memorias.

… observar de la misma manera que lo hacía el día cuando un Falcon se hallaba junto al TG-TIQ, el Cessna 152-II en el que había aprendido a volar. Mientras admiraba aquel hermoso avión, dijo en voz baja: «Algún día…». Entonces, una voz detrás de él respondió: «Yo decía lo mismo».

Era el piloto del jet trimotor de bandera venezolana, quien lo invitó a conocer la cabina. Cuando le explicaba cómo funcionaban los sistemas de aquel grandioso avión hecho en Francia, apuntó a través de la ventanilla de la cabina hacia el 152 que estaba a unos cuantos metros de distancia, y dijo: «Es más difícil volar un Cessna que este avión».

Año 1983_crop
En Importavia en 1983.

Aquel deseo, empero, nunca se concretó y no pudo averiguar si la afirmación del piloto venezolano era cierta. No obstante, aquellos minutos junto a aquel sonriente y feliz piloto fueron el mejor regalo que un muchacho pudo haber recibido.

 

***

La mañana de abril era inusualmente fría, por lo que el piloto estudiante solitario se había enfundado en uno de sus pullovers de cuello de tortuga Catalina que eran objeto de comentarios y burlas entre otros estudiantes. Llevaba puesta una chumpa de mezclilla azul, pantalones vaqueros azules y los viejos zapatos de gamuza amarilla y suela de goma, que casi se adherían a los pedales del timón de dirección (rudder), por lo que, aunque estuvieran bastante gastados y viejos, eran los preferidos para volar (¿cómo podían sentirse cómodos los pilotos de aerolínea con zapatos formales?).

Arrancó de nuevo el motor de la aeronave, se aseguró de que todo marchara bien, como le había enseñado su primer instructor, y solicitó permiso para rodar a la cabecera de la pista 19 (ahora 20), ya que el viento estaba en calma y se dirigía al sur. Empezó a rodar hacia el norte, a la hora en que la terminal aérea del aeropuerto internacional comenzaba a despertar. El sol fulguraba en el este, todavía en la línea del horizonte. Mientras rodaba, verificó los controles del avión y los frenos, y se aseguró de tener a mano la fotocopia con la lista de procedimientos normales, plastificada, que había copiado a máquina del manual original (desde niño trataba de ser metódico en todo lo que hacía).

La Aurora al amanecer al sureste
Aeropuerto internacional La Aurora al amanecer (5:40 a. m.), vista hacia el sureste. Fotografía: Cámaras del Aeroclub de Guatemala.

Al acercarse a la cabecera de la pista, fue transferido a la frecuencia de la torre de control de La Aurora, 118.1. Hizo la revisión de motor, verificó que todo marchara normalmente y solicitó autorización para despegar. Estaba solo, tanto en cabina como en la cabecera, y quizás lo estaría en la ruta. Había poco tráfico esa mañana, aunque era un día hermoso para volar. Entonces, se oyeron las palabras «Bravo India Mike, viento en calma, pista 19, autorizado para despegar». Aceleró a fondo y suavemente. El Cessna avanzó hasta alcanzar los 60 nudos; una ligera presión hacia atrás y comenzó el ascenso, hasta que rebasó el límite de la pista de La Aurora y viró ligeramente a la derecha, para enfilar al suroeste, en busca del cañón de Palín.

La Aurora al amanecer al sur
Aeropuerto internacional La Aurora al amanecer (5:40 a. m.), vista hacia el sur. Fotografía: Cámaras del Aeroclub de Guatemala.

Cañón de PalínAl alcanzar el cañón de Palín, cruzando a 6,500 pies sobre el nivel del mar, el cielo se abrió con una luminosidad que aquel joven aprendiz de aviador no había visto antes: el cielo era infinito, y hacia el sur se fundían los azules en el horizonte. A los costados, los contornos y las texturas del volcán de Agua (a la derecha) y del volcán Pacaya (a la izquierda) se dibujaban con una claridad impresionante; y más allá, tanto al este como al oeste, el aire limpio y helado de la mañana, sin nubes, hacía que toda aquella belleza de montañas azules, volcanes grisáceos y valles verdes se pareciera a una maqueta en miniatura. ¡Y él estaba ahí, solo, completamente solo! En ese momento, una tranquilidad nunca antes experimentada lo hizo pensar en la delicia de hallarse fuera del alcance de todo: lejos del suelo, lejos del bullicio de la ciudad, de las calles, de los caminos, de las carreteras, de la gente…

Al sobrevolar Escuintla, cambió de rumbo; viró a la izquierda y empezó a descender. Con el motor en ralentí, abrió la ventanilla para sentir en el rostro el aire vivificante del amanecer. Encendió el reproductor de casetes que había colocado en el asiento derecho. Y en ese momento, mientras «bajaba» a la costa, escuchó esto:

Mientras la cinta completa seguía sonando, el aprendiz se dirigía hacia el mar en busca de un lugar en el cual nunca había estado, aunque durante la niñez había conocido muchos sitios de aquel país acompañando a su madre en su constante búsqueda de paz y tranquilidad, lejos de la gente que la mayoría suele considerar normal o «buena», pero que distaba mucho de serlo entonces, y mucho más ahora, en un mundo cada vez más incapaz de distinguir el bien del mal.

Al acercarse a la línea costera, empezó a descender hasta alcanzar 1,000 pies sobre el terreno. De acuerdo a lo previsto, debería ver la pista de aterrizaje en cualquier momento. Sobrevoló el poblado y no reconoció ninguna franja que se pareciese a una pista de aterrizaje cubierta de pasto. Descendió un poco más, se alejó hacia el mar, volvió a virar en dirección del pueblo para volar en círculos en busca de la pista. Al inclinarse a la izquierda, divisó a una mujer que caminaba con un canasto sobre la cabeza… ¿era esa la pista? Aquello se parecía más a un potrero. Cruzó de nuevo por encima de la que debía de ser la pista y siguió virando a la izquierda, y entonces lo vio: debajo de él, un hombre le hacía señales con los brazos, y parecía decirle que era ahí en donde debía aterrizar.

Terminó el viraje y se alejó hacia el este, viró a la derecha y enfiló hacia la «pista». Full flaps, alineado a… bueno, al centro de aquel «camino», alejado de la alambrada del cerco a la derecha. Pasó por encima de unos cables del alumbrado, cortó potencia y luego del flare tocó tierra tratando de mantener el tren de aterrizaje delantero arriba lo más posible. Sin embargo, aquella pista no era ni el pasto bien recortado de Tanzania o de Iztapa, ni el asfalto de La Aurora o de Retalhuleu; el BIM comenzó a dar tumbos encima de ramas, cocos podridos y del suelo seco cubierto de baches.

En ese momento, apenas después de tocar tierra, un cerdo apareció desde la izquierda y cruzó delante del avión. No era momento de aplicar los frenos, pues todavía iba muy rápido y podría capotear o, en el mejor de los casos, dañar el tren de aterrizaje o reventar un neumático. Solo apretó los dientes y volvió a respirar al ver al cerdo alejarse por el lado derecho de la aeronave.

Luego de alcanzar la cabecera opuesta de la pista, el hombre que había visto desde el aire le señaló dónde estacionar la aeronave. Rodó con cuidado encima de aquel sitio que poco se parecía a un lugar destinado para aeronaves. El Bravo India Mike se posó y descansó viendo hacia el sur, hacia el mar. Luego de apagar el motor, varios niños se acercaron a toda carrera, rodearon el avión pidiéndole al adolescente que tenían delante que les permitiera ver el interior, a lo cual este accedió mientras todavía estaba sentado en el asiento izquierdo. Para alguien que llegó a pensar que quizás nunca podría pilotar un avión, ya que todo apuntaba a que no sería posible realizar tal sueño, aquella situación era inesperadamente agradable y enriquecedora.

Luego de cerrar con llave el Cessna, al piloto estudiante de 17 años se le antojó tomar el desayuno. El guardián del lugar (se enteró entonces de que lo era) lo condujo a un comedor en donde por poco dinero le sirvieron varios (con toda seguridad eran más de dos) huevos revueltos y un tazón grande de frijoles negros «parados», como suelen llamar en Guatemala a las judías que se sirven enteras, y que en Honduras y en Nicaragua suelen llamar «frijol en bala». Además, un «rimero» de tortillas (muchísimas) y ¡una jarrilla completa de café! (al mejor estilo provinciano de Guatemala: aguado, tibio y dulce).

Monterrico Santa Rosa, GuatemalaDespués del opíparo desayuno, se dirigió a la orilla de mar, se sentó en la playa, se quitó los zapatos y metió los pies en las aguas del Pacífico, todavía frescas a esa hora del día. ¿Qué pasaba esa mañana por la cabeza de aquel muchacho «caído del cielo»? En realidad, no lo recuerda. Solo hay una imagen en su cabeza todavía: el océano; y una sensación: el aire tibio de la costa sur de Guatemala y el placentero sonido de las olas y de las aguas calmas de la mañana. El cuello de tortuga y la chumpa de lona empezaban a incomodar, empero dentro de unos minutos ascendería de nuevo a 6,000 pies de altitud para retornar a La Aurora, cuya pista se encuentra a 4,951 pies de elevación.

Caminó de vuelta a la pista y efectuó un improvisado FOD: retiró palos, cocos secos y cualquier otra cosa que pudiera dañar el tren de aterrizaje o retrasar su avance y extender la distancia de despegue. Volvió al avión y revisó la cantidad de combustible, pues la nave se había quedado sola y era posible que alguien la hubiera «ordeñado». Alineado al centro, 10 grados de flaps, frenos puestos, potencia al fondo, revoluciones del motor estables y al máximo, elevador hacia atrás, soltar frenos…

Se elevó hacia el oeste. Al alcanzar una altitud segura empezó a virar a la derecha y fijar rumbo al cañón de Palín, pero ahora en sentido opuesto. El sol fulguraba con tal intensidad que los ojos empezaron a irritársele. ¡Había olvidado las gafas oscuras en casa! El vuelo de Monterrico a La Aurora duró 36 minutos (incluido tiempo en tierra), mucho menos de los 66 minutos que le había tomado salir de La Aurora y sobrevolar Monterrico. En total, la aventura había durado solamente 1 hora con 42 minutos. Pero cuando uno tiene 17 años, eso es más que suficiente para que quede grabado por siempre en el recuerdo, uno cuyas imágenes y sensaciones permanecen tan claras como las condiciones CAVOK*** de aquel día inolvidable.

Julio Santizo Coronado, 9 de octubre de 2019

*****

*Juan Salvador Gaviota (Jonathan Livingston Seagull) es un relato escrito por el aviador, filósofo y escritor estadounidense Richard Bach (1936). El relato fue adaptado al cine. La película fue dirigida por Hall Bartlett y musicalizada por el cantante estadounidense Neil Diamond (1941).

**Los instructores del autor fueron Roberto Castañeda, quien lo llevó a su primer solo, y, al tiempo en que lo aquí relatado sucedió, Augusto Biener, ambos ya fallecidos. El autor de estas memorias voló como estudiante y como piloto privado únicamente desde diciembre de 1982 a octubre de 1984. Se ha ganado la vida como profesor, secretario, editor, corrector y escritor, entre otros trabajos, desde entonces.

***CAVOK es un acrónimo empleado en los informes de condiciones del tiempo para aviadores, que se deriva de las palabras cieling and visibility are OK («el techo [altura de nubes] y la visibilidad son buenas»).

Confesiones de un escribiente (1: Días de periodismo)

cropped-white-roseHace unos meses limpiamos esta casa, pues siempre es bueno ordenar y sacar las cosas viejas a fin de saber si todavía nos hablan; aunque quizá sea mejor decir «para asegurarnos de que nosotros todavía somos capaces de escucharlas». Si estas guardan silencio, debemos esconderlas en el ático de los recuerdos. Fue así como tres publicaciones tituladas Confesiones de un escribiente se fueron al desván por error en esos días, lo cual lamenté entonces, pues la polilla del olvido y la primavera y el verano que fustigan los pensamientos de algunos de nosotros acabaron con ellas. Comencemos de nuevo.

Días de periodismo

Durante algún tiempo, y desde el año 2000, publiqué una columna en un periódico guatemalteco. Esta salía los viernes, pero estaba sujeta a imprevistos y a la decisión final del director del medio, ya que yo era de la casa. Mi oficio en el medio era corregir pruebas, lo que fui aprendiendo sin más ayuda que el buen juicio, pues en Guatemala no había entonces escuelas de edición, ni siquiera en las universidades. Supongo que todo sigue igual.

Además de ser aprendiz eterno de ese oficio, traducía cables del inglés al español, ya que aunque estábamos en el último año del siglo XX, la modernidad era una liebre en aquella casa. También me encargaba de la página de humor, seleccionaba para la página de variedades una que otra foto (que yo mismo hacía en algunas ocasiones) y levantaba el texto de los columnistas, entre los cuales se hallaba la señora Theodora Van Lottum.

Doña Theo, como solían llamarla los periodistas, escribía cartas (a máquina) que enviaba a todos los diarios de Guatemala. Eran cartas sesudas, llenas de datos a veces reiterativos como los errores comunes en los medios de este país. De hecho, después de 19 años sigo viendo las mismas pifias en los periódicos de Guatemala. Y digo que las veo, porque ya no leo periódicos nacionales, al menos en soporte físico. A veces compró los diarios que los voceadores venden en rebaja al final de la tarde solo para cambiar el papel de la jaula del canario que mi madre me heredó.

Siempre recogía de la basura las cartas de doña Theodora. El director de uno de los diarios en que trabajé me las entregaba luego de ojearlas. El corresponsal de un diario español, que también era subdirector de otro de los medios de prensa donde estuve cinco años, solía insultarla con terribles palabras… pero no leía sus cartas. La autosuficiencia suele caminar de la mano del desmesurado orgullo y la altanería. Es una lástima.

Eran cartas escritas a renglón cerrado. Hasta seis páginas, a veces más, y sin desperdiciar espacio. Doña Theodora era traductora. Hablaba varios idiomas: neerlandés (su lengua materna), inglés, alemán, francés; conocía el griego y el latín. Y hablaba el español mucho mejor que… bueno, por qué no decirlo, que muchísimos de los periodistas que la criticaban.

Aprendí mucho de sus comentarios, de sus correcciones y de sus lecciones de historia, pero le prestaba poca importancia a su crítica política y a su sarcasmo.

Como ya dije, en esos días escribía una columna, admito que bastante trivial y personal la mayoría de las veces. La calzaba con un pseudónimo: el mismo que llevaba el primer blog que abrí en WordPress (que no existe más), a saber: El ideario de Facundo. En efecto, la columna se titulaba Ideario. En algunas ocasiones escribí algo más que lo cotidianamente íntimo (perdonen la expresión), y doña Theo alabó una vez, y quizás más de dos, algunas de mis expresiones. Ella no contaba, empero, con que Facundo publicase de vez en cuando con su verdadero nombre. Y era interesante que las columnas calzadas con mi verdadero nombre despertaban la antipatía de la notable señora.

De ahí surgió la idea que a quienes leen estas líneas quizás les ha pasado por la mente: revelar que uno y otro eran la misma persona. No es motivo de orgullo recordar con qué aire expresivo revelé aquello que llamaré secreto. Digamos que cuando se le habla con ironía a quien lleva adherido el sarcasmo al pensamiento la reacción es impredecible. Luego de un dame y daca semanal de nunca acabar, doña Theo se presentó cierta tarde en el periódico con su abogado.

Aquellos dares y tomares se volvieron motivo de risa para unos y de cólera para una sola. Felizmente, el director del medio salió en mi defensa, tal como lo había hecho por lo menos dos veces más, mucho antes de aquel desafortunado incidente. No obstante, y aunque los años han pasado y me han informado que Theodora Van Lottum ha muerto (no sé cuándo), la recuerdo con alegría y con agradecimiento por todo lo que de ella aprendí. Ideario se publicó pocas veces, pues era una columna de relleno. Luego de quizás tres años me despedí de los lectores. Concluyo estas líneas arrancadas de la memoria con un proverbio:

«No corrijas al burlón, porque te odiará. Corrige al sabio, y te amará. Dale instrucción a un sabio, y se hará más sabio. Enseña a alguien justo, y aumentará su saber» (Proverbios 9:8, 9).

Julio Santizo Coronado, 15 de agosto de 2019