«Todos los relatos para la pira» (Texto ampliado de «Relatos para la pira», 2012)

JSC HEN FLOWER WPEl archivo en formato PDF para descarga gratuita de Todos los relatos para la pira, de Julio Santizo Coronado, ha sido retirado de este sitio debido a probable publicación en formato físico por una casa editorial centroamericana.

Ediciones del Jazmín

El legado de Karl Søndersøn (A propósito de «Todos los relatos para la pira»)

A la memoria de quien en vida fuese Monitor

Nota del editor. Las entregas de la relación de la vida de Karl Søndersøn, cuyo volumen titulamos Todos los relatos para la pira, fueron eliminadas de este sitio de Internet por orden del albacea y propietario de los derechos de autor del difunto noruego, quien ha entablado una demanda legal en nuestra contra y, además, ha decidido permanecer anónimo. Insiste el innombrable en que nuestra versión debe ser reeditada y corregida con prolijidad, ya que ha encontrado numerosas inexactitudes en nuestra versión. Ofrecemos disculpas al querellante y, en acatamiento a su petición, publicamos las palabras del profesor Bjørn Gjertsen que, de acuerdo con los deseos del propietario de los derechos de autor de las memorias del malogrado noruego, habrán de incluirse a manera de prolegómenos en la edición corregida de Todos los relatos para la pira, libro para el cual aún buscamos casa editorial.

*****

cropped-white-rose

Karl Søndersøn nació en la provincia noruega de Nordland en 1945 y se estableció en Guatemala en 1965. Aunque la fecha exacta se desconoce, se opina que murió en los albores del siglo XXI, tal como se asegura en un conocido estudio publicado en 2012 por un ensayista guatemalteco, sobre la obra y vida del escritor noruego. La mayor parte de los trabajos de Søndersøn quedaron engavetados en los escritorios de editores y jefes de redacción.

Pocos han sido capaces de ahondar en el corazón del nórdico, cuyas cenizas fueron trasladadas al Cimetière du Père Lachaise en París, Francia, donde descansan junto a los restos de Miguel Ángel Asturias, Honoré de Balzac, Guillaume Apollinaire, Enrique Gómez Carrillo, Marcel Proust, Oscar Wilde y Carlos Fuentes, en fiel cumplimiento de la última voluntad de Søndersøn.

Este libro, que reúne la relación de algunos de los hechos de Søndersøn, pone al descubierto ciertas características de la personalidad del eterno aprendiz de bardo que él mismo afirmaba ser, y quien durante su vida buscó sin tregua un lugar de descanso, como si tratara de hallar las islas danesas que adornaban su apellido: Søndersøn.

Unos cuantos años antes de morir, trabajó en la escritura de un libro de cuentos para niños, tarea que, lamentablemente, abandonó prematuramente. Gracias a las investigaciones que tuvo a bien efectuar un acucioso compilador, hemos podido rescatar algunas de sus palabras en este libro. La muerte le acaeció al desconocido escritor por causas que también se revelan en este volumen.

Bjørn Gjertsen, profesor de Biología jubilado. Maestro de escuela primaria de Karl Søndersøn

Fogata y luna (2) CUBIERTA

¿Adónde se fueron aquellos lectores? A propósito de «Relatos para la pira» (2012)


cropped-white-roseEn 2012, Ediciones del Jazmín publicó Relatos para la pira, libro que nació en la sala de redacción de Siglo 21, para ser más precisos, en la mesa de partos del suplemento para jóvenes Monitor, que se publicaba semanalmente en aquel diario guatemalteco.

En diciembre de 2003, le solicitaron al autor de Relatos para la pira escribir un artículo que satirizara las fiestas navideñas. Este se incluiría en la edición especial anti-Navidad. En aquellos días, influido por una película de Woody Allen, el autor escribió unas líneas que relacionaban al escritor, director, actor y músico con la fiesta comercial y de origen religioso más carente de espiritualidad, y también la que quizás esté rodeada de la mayor cantidad de mitos de la historia, con uno de los cuentos más conocidos y emulados que se hayan escrito sobre el jolgorio más confuso del planeta (y hasta hace poco el más atractivo, aunque en continua decadencia). Fue rechazado.

RELATOS PARA LA PIRALe encargaron una versión más moderada. El segundo relato también fue rechazado por los antinavideños editores que (¡oh, paradoja!) solían ridiculizar casi todas las cosas de las que hablaban en público o en privado. Hasta el único hijo del escritor montó en cólera cuando los leyó. El autor de Relatos para la pira celebró por ultima vez la Navidad en 1977, hasta donde recuerda o quiere recordar. No obstante, su hijo la celebraba entonces y (suponemos) sigue haciéndolo. En 2012, cuando desempolvó estas historias, el autor de Relatos para la pira comenzó a escribir, por mera distracción, más historias relacionadas por un hilo conductor, un alter ego (eso dicen): Karl Søndersøn. Estos relatos se publicaron en un librito de 54 páginas (extenso prólogo incluido, escrito por Ariel Batres Villagrán, amigo del autor a quien hacía poco había conocido gracias al blog El ideario de Facundo).

Algunos ejemplares fueron enviados al extranjero por correo y la versión original de los relatos también se publicó por separado en El ideario de Facundo. A algunos gustaron y los comentaron en la extinta bitácora. Han pasado siete años; les hemos perdido la huella a aquellos amables lectores con quienes el autor llegó a sostener correspondencia por un buen tiempo. ¡Se les extraña!

El autor escribió una versión extendida del libro, la cual tituló Todos los relatos para la pira, que no ha visto la luz sobre el papel, pues como él mismo escribió en otra parte («Escribir no sirve para nada», en Cartas a un hijo ausente): hay que pagar las cuentas y es mejor gastar la plata en comida para uno y los amigos. A continuación, tres comentarios que sendos lectores españoles escribieron hace seis o siete años, que habían estado guardados en un archivo de Word y que el autor creía perdidos.

Fogata y luna (2) CUBIERTAEn general, observo que todas las historias [de Julio Santizo Coronado] son una crítica al quehacer humano […], con un toque de humor muy sutil, a veces, y, otras, más evidente, que me impresiona y admiro. Religión, globalización, antiguas costumbres, violencia, armas, abogados, literatura, todas las áreas tienen su parte de crítica constructiva y un llamamiento a la autocrítica y al examen de conciencia. Me ha gustado Lo que sucedió el día que Karl Søndersøn leyó «Anoche hubo de lo mismo», […] muy bellamente escrito, pura literatura. Me ha encantado la descripción […] de esos seres vagando en una noche cualquiera en cualquier ciudad del mundo llamado «civilizado». […] servirá para dejar constancia de lo que sucedía en el planeta durante finales del siglo XX y comienzos del XXI. (Mar García Rojo, maestra; Madrid, España)

Lo queremos [a Karl Søndersøn] por lo mucho que dice en sus silencios cómplices. Lo queremos por su mordaz ironía que nos regala perlas […]. Lo queremos porque, aunque sepamos que sus nórdicos restos reposan en el Cimetière du Père Lachaise junto a Balzac, Proust y otros parientes, aún parece que quiera compartir con nosotros sus impresiones y sus palabras. (Luis Fernando García Barrero, químico; Zamora, España)

Terminé de leer, por segunda vez, Relatos para la pira. Me gustaron no mucho, sino muchísimo, por su fuerza y su impecable prosa. Me reí con el cuento Woody Allen y la Navidad y con el sorprendente final de El exhibicionista. Las peripecias de Karl Søndersøn me resultaron conmovedoras. (Mercedes Molinero, pintora; Madrid, España)

Ediciones del Jazmín, Guatemala, mayo de 2019

«Cartas a un hijo ausente» (texto de la edición de 2013 revisado, agosto de 2019)

cropped-white-roseCartas a un hijo ausente fue publicado por Ediciones del Jazmín e impreso por Magna Terra editores en 2013. La primera edición fue prologada por Eduardo Villalobos y tuvo una modesta tirada de 500 ejemplares más sobrantes, algunos de los cuales se vendieron en Sophos y en otras librerías de Guatemala. La mayor parte de estos libros se envió gratuitamente por correo a amigos, escritores y otras personas.

Desde hace un buen tiempo deseábamos revisar el texto e imprimirlo de nuevo, pues algunos lectores nos habían comentado que les habían llegado profundamente aquellas líneas, al punto que algunos padres y algunas madres admitieron haber llorado al leerlo.

Ediciones del Jazmín recibió el 25 de enero de 2019 la carta de una lectora de Quetzaltenango, quien expresaba lo que para ella significó leer este modesto libro, y además nos dijo cómo lo obtuvo. Incluimos un fragmento de esta carta.

«Tengo 16 años, así que no sé mucho sobre literatura. Los libros que he leído son escasos (¿por qué son tan caros?), los […] he leído una y otra vez; sin embargo, me atrevo a decir que me he enamorado de ese libro, me enamoré [de] la escritura, las cartas, de todo.

»Leí el libro gracias al programa de XelaLee. Solo podía tomar uno (ya que me tardo en devolverlos); estaba entre ese y uno de relatos de mujeres emprendedoras, y al final escogí ese.

»Es uno de mis libros favoritos. Leer esas cartas tan íntimas y sabias… Son preciosas. Cada carta la tengo presente: como las lecciones  de humildad que nos dan los edificios, el uso de los teléfonos móviles, la escritura de cartas como […] antaño, el vacío, los tipos de amor, el café (el cual es mi adicción), y podría seguir y seguir».

Y la carta, en efecto, continúa y explica muchas cosas más que nos animaron a revisar este texto, actualizarlo, y ponerlo a la disposición de todos de nuevo, gratuitamente por supuesto, como debería ser siempre, porque las palabras no tienen precio. Podéis descargarlo en formato PDF al pulsar el siguiente enlace.

Cartas a un hijo ausente (revisión agosto de 2019) Ediciones del Jazmín

Las memorias de un escribiente (Ediciones del Jazmín)

cropped-white-roseEdiciones del Jazmín presenta trabajos publicados hace un tiempo en formato físico y algunos cuya versión definitiva espera ver la luz. Esta bitácora sucede a El ideario de Facundo y a El ideario de un escribiente. No pretende ser más que un espacio donde se ejercita la escritura y la lectura en soledad (¿existe otra manera?) a fin de tender un puente entre quienes escriben y quienes leen.

Tanto se ha dicho acerca de escribir, que basta con reproducir algunas citas sobre esta pasión que solo unos pocos han podido convertir en verdadera obra artística.

«Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: vivir». (Robert Louis Stevenson, 1850-1894)

«Cualquier necio puede escribir en lenguaje erudito. La verdadera prueba es el lenguaje corriente». (Clive Staples Lewis, 1898-1963)

«La mayor parte de la escritura se hace lejos de la máquina de escribir». (Henry Miller, 1891-1980)

«Tienes que amar la lectura para poder ser un buen escritor, porque escribir no empieza contigo». «Debes ver la cara de la muerte para empezar a escribir seriamente». (Carlos Fuentes, 1929-2012)

«Es hermoso escribir porque reúne las dos alegrías: hablar uno solo y hablarle a la multitud». (Cesare Pavese, 1908-1950)

«Para escribir un buen libro no considero imprescindible conocer París ni haber leído el Quijote. Cuando Cervantes lo escribió, aún no lo había leído». (Miguel Delibes, 1920-2010)

«Escribir para mí no es una profesión, ni siquiera una vocación. Es una manera de estar en el mundo». (Ana María Matute, 1926-2014)

«Escribir es un oficio que se aprende escribiendo». (Simone de Beauvoir, 1908-1996)

«Cuán vano es sentarse a escribir cuando aún no te has levantado para vivir». (Henry David Thoreau, 1817-1862)

«No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo». (Oscar Wilde, 1854-1900)

«En cuanto a cualquier cosa además de estas, hijo mío, acepta una advertencia: El hacer muchos libros no tiene fin, y el aplicarse mucho a ellos es fatigoso a la carne». (Eclesiastés 12:12)

Ciudad de Guatemala, noviembre de 2018